Una traducción del rumano de Carmen Martín Gaite: Duhovniceasca de Tudor Arghezi

Inauguramos hoy una serie de traducciones realizadas por alumnos del Grado de Románicas, pensando en el trabajo de muchos años que realizó el profesor Aurelio Rauta en la USAL entre los años 1945 y 1993. Para homenajear esta rica tradición que tenemos en la Facultad de Filología de Salamanca, que pretendemos continuar ahora dentro del Grado de Lenguas, Literaturas y Culturas Románicas, empezamos con una traducción que realizó la gran escritora Carmen Martín Gaite, cuando era alumna del profesor Rauta en la Facultad de Filología de la USAL. Se trata de una versión de un poema muy conocido de Tudor Arghezi, considerado el mejor poeta rumano después de Mihai Eminescu, versión que  se publicó en la revista Trabajos y Días en 1947:

Duhovnicească (1927)

Tudor Arghezi (1880-1967)

Ce noapte groasă, ce noapte grea!

A bătut în fundul lumii cineva.

E cineva sau, poate, mi se pare.

Cine umblă fără lumină,

Fără lună, fără lumânare

Şi s-a lovit de plopii din grădină?

Cine calcă fără somn, fără zgomot, fără pas

Ca un suflet de pripas?

Cine-i acolo? Răspunde!

De unde vii şi ai intrat pe unde?

Tu eşti, mamă? Mi-e frică,

Mamă bună, mamă mică!

Ţi s-a urât în pământ.

Toţi nu mai sunt,

Toţi au plecat de când ai plecat.

Toţi s-au culcat, ca tine, toţi au înnoptat,

Toţi au murit de tot.

Şi Grivei s-a învârtit în bot

Şi a căzut. S-au stârpit cucuruzii,

S-au uscat busuiocul şi duzii,

Au zburat din streaşina lunii

Şi s-au pierdut rândunelele, lăstunii.

Ştiubeiele-s pustii,

Plopii-s cărămizii,

S-au povârnit păreţii. A putrezit ograda…

Ei! cine străbătu livada

Şi cine s-a oprit?

Ce vrei? Cine eşti,

De vii mut şi nevăzut ca-n poveşti?

Aici nu mai stă nimeni

De douăzeci de ani…

Eu sunt risipit prin spini şi bolovani…

Au murit şi numărul din poartă

Şi clopotul şi lacătul şi cheia.

S-ar putea să fie Cine-ştie-Cine…

Care n-a mai fost şi care vine

Şi se uită prin întuneric la mine

Şi-mi vede cugetele toate.

Ei! Cine-i acolo-n haine-ntunecate?

Cine scobeşte zidul cu carnea lui,

Cu degetul lui ca un cui,

De răspunde-n rănile mele?

Cine-i pribeag şi ostenit la uşă?

Mi-e limba aspră ca de cenuşă.

Nu mă mai pot duce.

Mi-e sete. Deschide, vecine,

Uite sânge, uite slavă.

Uite mană, uite otravă.

Am fugit de pe Cruce.

Ia-mă-n braţe şi ascunde-mă bine.

 

 

Duhovniceasca

Traducción de Carmen Martín Gaite, 1947

¡Qué noche tan densa y tan pesada!

Alguien ha llamado en el fondo del mundo.

¿Realmente Alguien? ¿O sólo ilusión mía?

¿Quién viene andando sin luz,

Sin luna, sin antorcha

Y ha chocado contra los álamos del jardín?

¿Quién se acerca sin ruido de pisadas,

Como un alma errante?

¿Quién está ahí? ¡Responde!

¿De dónde vienes y por dónde has entrado?

¿Eres tú madre? Tengo miedo

¡Madre buena, madrecita!

¡Has vuelto porque te aburrías en la tumba!…

Mira.

Todos dejaron de existir;

Desde que te fuiste, todos se han ido yendo…

Se acostaron como tú, han anochecido,

¡Se han dormido del todo!

El perro también giró en torno a su hocico

Y cayó. Perecieron las mazorcas,

Se secaron la albahaca y los morales,

Volaron del alero los gorriones,

Dijeron adiós a la casa de las golondrinas y los vencejos,

Las colmenas están desiertas,

Pardean los álamos

Hasta se han derrumbado las paredes y el cortijo está podrido…

¡Eh! ¿Quién atravesó el huerto

Y quién se ha detenido? ¡Dí! 

¿Por qué te paras? ¿Qué quieres? 

¿Quién eres tú

Que vienes invisible y mudo como en los cuentos?

Aquí ya no vive nadie

Desde hace veinte años…

Sólo yo estoy, esparcido entre las espinas y los terrones…

También murió el número de la puerta.

Y la campana y la llave y el candado.

Acaso eres un fantasma

Que nunca vino por aquí. Ahora siento

Cómo me miras a través de la oscuridad

Taladrando mis pensamientos todos.

¡Eh! ¿Quién está ahí vestido de tinieblas?

¿Quién araña el muro con su carne,

Con su dedo como un clavo

Que repercute en mis heridas?

¿Quién, errante y cansado delante de la puerta?

Tengo la lengua áspera como de ceniza.

No puedo andar más.

Y tengo sed.

Vecino, ábreme tu puerta.

Mira sangre y gloria.

Mira maná, y veneno.

He huido de la cruz,

Tómame.

Escóndeme en tus brazos.

(Citado en Dolores Romero López, Primeros textos publicados por Carmen Martín Gaite en la revista Trabajos y Días (Salamanca 1946-1951), 2010. Facilitado por la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes)